Pronunciamiento sobre ejercicio del periodismo

El tribunal arbitral de la Asociación de la Prensa Uruguaya analizó la solicitud de amparo de la periodista Georgina Mayo, socia de APU, quien se sintió agraviada ante declaraciones realizadas por Federico Leitch ante hechos ocurridos el día 1 de abril del presente año.

Los hechos
Leicht, editor del libro “Palabra de Amodio”, se refirió a Mayo en una entrevista realizada por Leonardo Haberkorn, para la publicación digital ecos.LA. en la cual señala que “la conferencia (de Amodio Pérez) terminó con Georgina Mayo anunciando a viva voz que Amodio iba a tener que pagar ante la justicia. La justiciera.”

Ante esta mención, Mayo responde y aclara su versión de lo sucedido de forma pública en su cuenta de facebook, señalando que en la citada conferencia de prensa, ella no realizó ningún anuncio sino que formuló una pregunta en base a información que disponía, respecto a que pesaba sobre Héctor Amodio Pérez un pedido de procesamiento de la justicia uruguaya. En el mismo sitio de la red social Leicht responde a la periodista y entre otras cosas alude al “periodismo militante de Georgina Mayo”.

Tras analizar el caso, los materiales presentados y tomar contacto con las partes involucradas, este tribunal entiende que la participación de la periodista Georgina Mayo, en la conferencia de prensa mencionada, se ajusta al artículo 17 del código de ética periodística ya que se limitó a ejercer el derecho a preguntar en base a información que disponía. “Es de buena práctica profesional respetar el principio de inocencia y ser cuidadosos de no consignar a una persona como autor de algún delito hasta que exista un pronunciamiento judicial en ese sentido. Si finalmente alguien que se informó que era indagado o acusado es absuelto, se debe informar al respecto.”

De igual modo este tribunal entiende que calificar de forma pública el trabajo de un colega como “periodismo militante”, siendo que concurre al lugar enviada por el medio a realizar la cobertura y la periodista cuenta además con amplia experiencia en temas judiciales, busca desacreditar su trabajo, desestimar la pertinencia de la pregunta que formula e incluso al medio que la envía.

Además este agravio reviste mayor impacto ya que se hace de forma pública a través de medios digitales y redes sociales que no son sitios adecuados para dirimir diferencias en forma seria.

De acuerdo al artículo 45 del código de ética periodística “Los periodistas harán uso de las redes sociales y las nuevas tecnologías en general con atención a las mismas recomendaciones de ética profesional enunciadas en el presente código respecto a los medios tradicionales”
Asimismo el artículo 49 señala que “Se recomienda no responder a insultos o provocaciones en foros virtuales o contestar de manera violenta o denigrante a mensajes que cuestionen el desempeño del periodista o al medio en el que trabaja, a fin de preservar su prestigio profesional.”

Adjudicar el trabajo periodístico como ”militante” perjudica a la profesional porque le puede recortar la posibilidad de acceder a nuevas fuentes de información si consideran que su visión es parcializada, al tiempo que puede afectar el vínculo laboral con el medio en el cual trabaja.

Este tribunal por último recomienda extremar el cuidado cuando se descalifique el trabajo de colegas, sin pruebas que lo justifiquen y utilizando redes sociales para este fin, ya que la credibilidad es uno de los aspectos más preciados del ejercicio periodístico y se construye en base a años de trabajo serio y responsable al margen de los medios de comunicación en los cuales desempeñe la tarea.

Comparte esta noticia